A Ana Belén no le habrían hecho esto en Estados Unidos


La tele en mis reuniones familiares es como una banda sonora. Siempre está puesta, así que esta Nochebuena no hicimos una excepción. Ese día en especial, es como un interlocutor más al que solo hacemos caso cuando sale Anne Igartiburu, que le gusta mucho a mi madre (‘spoiler’: ya sabéis dónde vamos a ver las Campanadas). O si alguien canta rematadamente mal como es el caso de las galas de Telepasión. Se superan en cada edición, porque no tienen gracia ninguna y cada vez lo hacen peor. Aunque cosechan grandes éxitos de audiencia, si ese día pusieran un partido de pelota vasca los datos no variarían demasiado. Sin embargo, los responsables de entretenimiento de la cadena siguen considerando que ‘the show must go on’. Ellos sabrán.

Ver esta publicación en Instagram

Hoy 24 de diciembre, (fun fun fun🎄) tenía que emitirse en TVE el especial “Noche de encuentros” pero sus programadores han considerado que tenía un alto contenido reivindicativo de la Mujer, y lo han relegado a la noche del miércoles a las 00.30. ¡No salgo de mi asombro! Cuando este programa ha sido diseñado y escrito por la propia TVE. Después de hacer ellos mismos promoción para esta noche. ¡¡¡Qué ceguera y qué cobardía!!! @npastorioficial @manologarciaoficialtra @ana_torroja @rozalenmusic @beatrizluengo @india_martinez_oficial @amaral.oficial @pastora_soler @_melendioficial_ @abelpintosoficial @kanygarcia @vanesssamartins #tve #nochebuena @la1tve

Una publicación compartida de Ana Belén (@anabelen.oficial) el

Una decisión errónea

Dicho esto, sin ánimo de desmerecer a la plantilla de TVE, que hace lo que puede con este espectáculo digno de función de fin de curso, sino para evidenciar que cuando se quiere se puede. En este caso no han querido. No hay ninguna justificación para grabar un especial con una estrella del calibre de Ana Belén y relegarla a un día aleatorio en lo que antes se llamaba ‘segundo prime-time’ y que yo denomino un feo que no harían en Estados Unidos a Barbra Streisand, a Bette Midler o a la misma Céline Dion, que es canadiense y que ha sido protagonista de distintos especiales navideños en cadenas de televisión privadas de ese país, que sí sabe abrazar el talento, venga de donde venga.

Este último dato sí es relevante, porque a Ana Belén la han programado de tapadillo en una televisión pública, que sale de nuestros impuestos y que lo mismo te hace una producción costosa como ‘La república’ y la dejan en un cajón durante años porque ha cambiado el Gobierno, que pagan con ese mismo dinero público a colaboradores como Julián Contreras y Lourdes Montes, que estarían muy bien en Antena 3 o Tele 5, pero no en una emisora sufragada por todos los españoles. No tiene lógica que se pague un pastón a Carmen Martínez-Bordiú por bailar tangos y se critique porque mandaban unos y ahora pasemos esto por alto porque los que deciden son otros.

La Nochebuena de Raphael

Entonces resulta que Ana Belén graba un especial con tintes reivindicativos, feministas, que tanta falta hacen. De repente argumentan que eligen para Nochebuena otros programas y no el suyo porque cantan más. Y peor, claro. Como si incluir monólogos fuera pecado. Al final va a ser verdad que la música amansa a las fieras y la palabra las solivianta.

Me parece fenomenal que Raphael, otro de los enormes (o como diría Rosario Flores, un monstruo), haya estado no sé cuántas Nochebuenas cantando el Tamborilero, apruebo a Los Morancos, hasta el horrendo Telepasión… Ana Belén, que es un mito, señores, no merece menos que un ‘prime-time’. Si no os parece apropiada o queréis evitar críticas de sectarismo, porque lleva toda la vida cargando con la etiqueta de ‘roja’, no le ofrezcáis este programa. Que no lo necesita.

Ya demostró en su fugaz paso por ‘Operación Triunfo’ que hasta como jurado es mucho mejor que Ana Torroja, lo cual no es decir mucho. La exsolista de Mecano, quien también interviene en este especial, es otra gran cantante, pero la televisión no es lo suyo. No se trata de comparar a nadie con nadie, porque hay hueco para todas en el corazón del público, que es mucho más inteligente de lo que los programadores se creen, sino de evidenciar que España no trata bien a sus artistas. Cuánto que aprender de nuestros países vecinos, que reverencian a los suyos.

Profetas fuera de España

Se ha machacado sistemáticamente a Penélope Cruz, a Javier Bardem, a Almodóvar le han hecho homenajes en Francia que aquí serían impensables. Buñuel es más conocido en el extranjero que aquí, Rocío Dúrcal se tuvo que ir a México, Mónica Naranjo lo mismo, Sara Montiel también se hizo estrella allí. ¿Qué hacemos en España? Reivindicar a Serrat cuando manda callar a un señor del público recordándole que su espectáculo actual es en castellano y que ese día el catalán no toca. Eso sí, que se atreviera a mostrar una postura política distinta. Esos mismos que incendiaban estos días Twitter para aplaudirle se tirarían a su cuello como hienas.

[LEE MÁS: Penélope Cruz, la mejor bandera de España (y muchos no lo saben)]

Estoy a años luz de lo que piensa Vargas Llosa, pero me parece una delicia leerle (una pena los sectarios de izquierdas, se están perdiendo a un genio). Detestaba la manera de pensar de Nati Mistral, pero declamaba como nada y era tan divertida de entrevistar que pocas veces lo he pasado tan bien ejerciendo mi profesión como con ella. Mientras no sepamos respetar a los artistas por su trabajo y los dividamos en dos bandos, seguiremos manteniendo una actitud guerracivilista que dice muy poco de nosotros como país.

Por cierto que si Vanesa Martín, Pastora Soler, Manolo García, Rozalén, India Martínez, Amaral y todos los demás miembros de este reparto coral que configuran este especial no justifican un horario de máxima audiencia, ya me dirán qué…

Yo, aunque esté muerto de sueño, no me voy a perder esa ‘Noche de encuentros’ con Ana Belén. Porque ella lo vale. Porque ellas también.