Arusitys, el programa de televisión que no te hará sentirte imbécil


Amanezco más temprano de lo habitual y con la alegría de que Vanessa Paradis ha publicado nuevo disco, ‘Sources’, que escucho mientras escribo este artículo. Una buena banda sonora puede conseguir que te broten mejor las ideas y suavizar las aristas de tus malos pensamientos. Suelo desayunar con ‘Arusitys’, pero hoy he sido infiel a Alfonso Arús con ‘El método Kominsky’, la nueva serie de Netflix del creador de ‘The Big Bang Theory’, sobre la que os hablaré otro día, porque da para mucho…

Aunque insisto en que no veo mucha televisión generalista, va a parecer que miento, porque en los últimos días me ha dado por reflexionar sobre distintos programas. Primero fue ‘Operación Triunfo’, que no voy a seguir porque me deja adormilado, después ‘Gran Hermano Vip’, que me da dolor de cabeza, y hoy toca dedicarle unos párrafos a este ‘morning-show’.

[LEE MÁS: ‘Operación Triunfo’: este es su verdadero problema]

Los días tienen 24 horas, pero me pasa lo que dijo una vez Ana Obregón, que no te alcanzan para ser súper-madre, súper trabajadora, súper-todo… Leo novelas, sobre las que también me gustaría escribir, en los trayectos de autobús a Pozuelo, donde trabajo los fines de semana, voy caminando a todas partes en Madrid, porque las calles son mi gimnasio, e intento ir al cine o alguna exposición porque si no acabaré perdiendo el título oficioso de ‘más culto del bloque’. Ahora llevo unos años aficionado a las series, la Scherezade contemporánea, así que que le dedique un rato casi todas las mañanas a ‘Arusitys’ tiene su explicación y su mérito.

Las claves del éxito

El motivo es muy sencillo: no me siento adoctrinado, me entretiene y me informa en muchos casos de asuntos triviales que no lo son tanto y que se quedan fuera de la escaleta de otros programas más preocupados por la unidad de España que por sus problemas estructurales, por demonizar a ciertos partidos políticos y aupar a otros, o por parecer guiados por el título de la película ‘Tú asesina que nosotras limpiamos la sangre’, venga a diseccionar crímenes macabros y a generar alarma social.

Arusitys (Captura de pantalla)

[LEE MÁS: ‘GH Vip’: cuando lo más vil del ser humano te hace feliz]

Información y entretenimiento

Con Alfonso Arús no siento que me están recitando el argumentario de alguna formación política, que los colaboradores están en nómina por motivos espurios o que me están desollando el gato para darme el cambiazo por la liebre. Lo que se ve es lo que hay.

Marc Redondo en Arusytis
Marc Redondo, el hombre del tiempo (Captura de La Sexta)

Es un formato que estéticamente me recuerda al mítico ‘Tómbola’ de Canal 9, para siempre ligado a mi memoria por la espantá de Chábeli Iglesias y el ‘sampling’ «Que te calles, Karmele»: una mesa con el presentador y dos filas de sillas en perpendicular con colaboradores que van y vienen. Con la diferencia de que estos no están dispuestos a tirarse a la yugular de nadie, no gritan y se autorregulan, no necesitan de moderador para que sus mensajes sean inteligibles.

Un ‘share’ cada vez más alto

La dinámica es muy sencilla, contenidos muy picaditos, contertulios que tienen algo significativo que aportar y criterio, una pizquita de humor y un presentador que tiene una sonrisa tan abierta como la de Concha Velasco cuando decía lo de «encantada de la vida».

La audiencia va subiendo paulatinamente ya están por encima de la media de la cadena. Se ve que hay muchos que piensan como yo…