Blas Cantó: un ejemplo de que cuando que se quiere se puede


Cuesta mucho luchar contra el determinismo mental. Contra las etiquetas que te ponen o las que uno mismo se asigna. Las más difíciles de quitar porque sin convicción es imposible superar tus propias limitaciones. A priori, cantar en una ‘boy band’ no parece el camino más fácil para tener una carrera en solitario. Sin embargo, Blas Cantó ha demostrado que cuando hay talento y determinación las metas se pueden alcanzar.

Los grupos como Auryn, versión española (aunque cantaban en inglés) de otras fórmulas anglosajonas similares suelen hacer un proceso de selección natural una vez se desintegran. A partir de ese momento, son cuatro o cinco las carreras que tienen que salir adelante. Por desgracia para ellos, no suele haber hueco para todos. Ninguna de las Spice Girls o de los Backstreet Boys (se han tenido que reunificar para hacer caja) ha logrado triunfar en solitario, de NSYNC sobrevivió Justin Timberlake, de Take That solo brilló Robbie Williams y de los miembros de New Kids On The Block ya casi nadie se acuerda.

Ver esta publicación en Instagram

Nothing like staying tucked up in bed with a good book 😜

Una publicación compartida de Robbie Williams (@robbiewilliams) el

Ganador de ‘Tu cara me suena’

Blas Cantó acabó de ganar su hueco también por un camino poco ortodoxo, como concursante de ‘Tu cara me suena’, que mal gestionado puede convertirse en pan para hoy y hambre para mañana. Porque hay una ley no escrita que lo que la televisión encumbra en una semana lo defenestra unas horas después. No fue su caso, porque lo ganó por aclamación popular y le sirvió para desplegar su inmenso rango vocal.

Los fenómenos de la pequeña pantalla son efímeros como las mariposas y el origami. Y tramposos como los espejos del callejón del Gato de Madrid, que te devuelven una imagen deforme de ti mismo, pero, al menos en ese caso, eres consciente del juego y de la ironía. Como lo fue Valle Inclán con su esperpento. Por eso no hay que fiarse de que te paren por la calle. Los mismos que hoy te comerían a besos algún día podrían mirarte de reojo y pensar que estás acabado.

[LEE MÁS: Rosa López va a salir adelante: siempre será una grande]

La humildad es otra cualidad esencial para sobrevivir en un mundo en el que la vanidad es el máximo peligro al que se expone un artista. Los halagos vanos te pueden dar la sensación de que caminas a tres metros sobre el suelo. Aunque al dar el siguiente paso te puedes dar la hostia del milenio. He visto a muchísimos esponjarse ante los flashes cuando el viento soplaba a favor de los que solo quedan los vídeos en Youtube que visualizan los nostálgicos. Así que ya no doy nada por sentado. Ni que Taylor Swift va a llegar a los 40 años siendo una estrella. Ni que Beyoncé va a tener la longevidad artística de Tina Turner, de la que, por cierto, me parece un sucedáneo.

Las cualidades de Blas Cantó

Blas Cantó tiene muchas cualidades, que sus fans sabrán ponderar mucho mejor que yo, que solo le sigo a ráfagas, pero me ha venido a la mente en un día en el que me ha dado por mirar hacia atrás y he llegado a la conclusión de que si no hubiera trabajado tan duro, si no le hubiera echado tantas horas a formarme y a reciclarme, no sería capaz tampoco de escribir estas líneas. Ni capaz de mezclar churras y merinas, de meter en un mismo párrafo a Saint-Exupéry y a Belén Esteban.

Ver esta publicación en Instagram

Revolucionemos el hielo de Murcia! @revolutiononice ❄️ ⛄️

Una publicación compartida de Blas Cantó (@blascanto_es) el

En una época en la que se generan artistas como quien hace pantalones vaqueros en un taller de Bangladesh, tal vez la meta no sea ser Michael Jackson sino llenar la nevera todos los días y tener para pagar la luz. Y quizás, en la búsqueda de una meta que parece pequeña pero no lo es, se acceda luego a logros mayores. Porque el fulgor de las likes en Instagram se apaga muy pronto, amigos. Entonces es cuando la autoestima se queda sin batería.

Puedes estar proyectando éxito en las redes sociales y sentirte un miserable cuando sueltas el teléfono con el que te has hecho la foto. Si buscas el aplauso ‘per se’ es bastante probable que no lo consigas. Sin conocer de nada a Blas Cantó, aunque alguien de mi entorno le ha entrevistado unas cuantas veces, tengo la sensación de que es un chico sensato. Por eso me cae tan bien y por eso este artículo de hoy. No por dar a lecciones a nadie. Que no las tengo ni para mí mismo.