Mariah Carey, una artista infravalorada por la imagen que da de sí misma


Por desgracia las apariencias importan. Y mucho.  Por eso todos intentamos proyectar éxito y dar la mejor imagen de nosotros mismos a través de las redes sociales. Sin embargo, hay gente, como Mariah Carey, que gestiona sus perfiles como si fuera su peor enemiga. Le ocurre lo mismo a Madonna, que siempre fue una experta en el marketing analógico, pero parece muy ‘lost in translation’ en los códigos en los que se manejan los millennials y las generaciones posteriores.

Voy a escribir una obviedad, pero  es necesario dejarlo negro sobre blanco una vez más, porque somos muy proclives al olvido: Mariah Carey es una gran cantante y una excelente compositora, como ha dejado de manifiesto, una vez más, con su último disco, ‘Caution’. Un batacazo comercial que no se corresponde con la calidad del producto, una colección de canciones que fluyen suaves y ligeras, sin sobresaltos ni rellenos. Podremos decir que este ‘flop’ se debe al ‘ageism’, que a partir de cierta edad ya no te ponen en las radios, pero no creo que sea el caso.

Ver esta publicación en Instagram

#tbt My first Christmas with Cha Cha 🐶♥️

Una publicación compartida de Mariah Carey (@mariahcarey) el

Un gesto valiente

La ex de Tommy Mottola, marido a su vez de Thalía,  ha sido ridiculizada muchas veces por sus vestidos ultraceñidos, por sus salidas de tono o por sus ocurrencias de diva. Que a mí me encantan, porque considero que lo hace con humor, pero que no siempre son bien entendidas.  Considero que son estas cuestiones las que impiden que su trabajo se divulgue adecuadamente y se le trate con el crédito que merece.

[LEE MÁS: Janet Jackson, machacada viva y resucitada]

No he sido nunca fan de Mariah, pero sé valorar su talento y la admiro mucho más por haber hecho público que padece el síndrome bipolar. En un mundo que estigmatiza las enfermedades mentales, dar un paso así supone una gran ayuda para personas que están en su situación y que necesitan visibilidad. La intérprete de ‘Emotions’, con esos agudos mágicos, que tanto imita Ariana Grande, ha sido tantas veces vilipendiada que hacer un ‘outing’ de estas características es un gesto aún más heroico. 

Navidad con Mariah

Aunque me gustaba más como baladista, cuando daba los primeros pasos en su carrera y yo era un adolescente en busca de autor, Mariah siempre será para mí el espíritu bueno de la Navidad. Una época del año que no me gusta nada, porque siempre se echa de menos a los que no están, pero ella contribuye a que sea mucho más amigable y divertida. Al menos para mí, que siempre estoy esperando a tomar las uvas para pasar página.

Detrás de esa mujer de armas tomar, aparentemente excesiva, estoy seguro de que se esconde alguien muy inteligente y sensible que, lo siento por las que están llegando ahora, ya es historia de la música, cuando aún le quedan muchos capítulos gloriosos por escribir.