Ricky Merino ocupa ya el lugar que le negaron en ‘OT’

Foto Ricky Merino

Que Ricky Merino tenía que haber llegado más lejos en la penúltima edición de ‘Operación Triunfo’ es un hecho. Pero quién ha dicho que la vida sea justa. Si así fuera no sería una tortura (y no me refiero a la canción de Alejandro Sanz y Shakira) leer los periódicos o perderse por Twitter, donde se plantó la semilla del odio y ha germinado hasta convertirse en una selva. Lo que ocurre es que en ocasione cuesta que prevalezca el sentido común y las personas van logrando más lentamente lo que se les negó en primera instancia.

Comentarista en ‘Zapeando’

El cantante ya demostró en el ‘talent’ de TVE que tiene carisma, voz y físico para ser una estrella del pop, que no sabemos en qué medida lo conseguirá, pero también tablas para ser un tertuliano televisivo, como se ha visto en ‘Zapeaando’. Y tras su paso como invitado de ‘Tu cara me suena’, donde realizó una espectacular imitación de Lola Indigo, no me quedan dudas de que trabajo no le va a faltar. De hecho Àngel Llàcer, cual Boris Izaguirre en ‘Crónicas marcianas’, se ha subido a la mesa del jurado para pedir que sea concursante en la próxima edición.

Hace unos años ya, cuando Fangoria presentaba su disco ‘Arquitectura efímera’, me fui a entrevistar a Alaska y me dijo algo que comparto con ella al ciento por ciento: «En los inicios del grupo no fue nada fácil y yo iba a pinchar a Morocco o a Stella por muy poco dinero y había artistas de mi generación que decían que no se levantaban de la cama por menos de 100.000 pesetas (la cantidad no la recuerdo, pero pongamos que es esa) y ahí siguen, en la cama». Ella sigue lanzando discos y vigente y a los que se refería (no concretó, por elegancia, ningún nombre) estarán en la cuneta de los recuerdos.

Lolita Flores y Concha Velasco

Creo que a veces para llegar a nuestras metas tenemos que hacer paradas que tal vez no nos gusten en exceso, pero salvo excepciones, casi todo lo que hacemos suma. Otro ejemplo excelente en ese sentido es Lolita Flores, jurado del mencionado programa de Antena 3. Hasta llegar a este momento profesional espléndido (además de TCMS está de gira teatral con ‘Fedra’: no os la perdáis), ha aceptado trabajos muy por debajo de su talento. O la mismísima Concha Velasco, que ha presentado programas hasta en televisiones locales, cuando en Estados Unidos habría tenido el estatus de una Liza Minnelli. Sin embargo, ha sido esa capacidad increíble de superación la que la mantiene en pie pese a haber tenido graves problemas de salud que a otras las hubiera convertido, quizás, en personas dependientes, que no ha sido su caso.

Ricky Merino no está teniendo una carrera fulgurante como otros compañeros de programa como Aitana Ocaña, Alfred García, Ana Guerra o Cepeda, pero se va abriendo camino. No creo que ni él mismo se compare con nadie y por la actitud que muestra debe de estar encantado de la vida. No es para menos. Igual que a Picasso la inspiración le llegaba trabajando, las oportunidades aparecen cuando se está receptivo. La desidia, el desánimo y la impaciencia generalmente acaba en derrota.

[LEE MÁS: Ni Amaia Romero, ni Aitana Ocaña ni Alfred García son la estrella musical del año: descubre quién]