Chenoa vuelve a ser humana (y me alegro)

Foto de Chenoa

Cuando un artista vuelve a su verdadera vocación es una alegría inmensa. Como cuando has estudiado una carrera y no encuentras trabajo de lo tuyo y un día te pones a ganarte los garbanzos (o el caviar) con aquello a lo que siempre has querido dedicarte. Así que celebro que Chenoa regrese a la música el 1 de febrero con su nuevo sencillo, ‘A mi manera’, que parafraseando a Frank Sinatra, es lo mismo que decir que ella se lo guisa y se lo come.

Hace ya un tiempo que la cantautora (que es el término que hay que aplicarle) se autoedita la música, un camino que te da más libertad y del que nació ‘Soy humana’. Posiblemente su mejor trabajo. Ahora, tras haberse consagrado en la televisión, que está siendo el refugio de muchos músicos, le da a sus fans lo que esperan de ella: música. Lo que no significa que no estén encantados con su otra faceta ni ella misma no se sienta realizada, pero poner los tacones en un escenario ante miles de personas (o centenares si el recinto es pequeño) es otra cosa.

El caso de Lolita Flores

En ‘Tu cara me suena’ hay otro ejemplo de una cantante a la que la industria ha abandonado hace mucho tiempo y que, por suerte para ella, ha demostrado que vale para todo. Lolita Flores, sí, señores, una mujer que comenzó a cantar en los años 70 y que lleva una década sin nuevo material discográfico. En su caso, la faceta de actriz le ha dado unos reconocimientos que su profesión primigenia le ha escatimado, pero es un lujo que, por ese abandono, podamos disfrutarla en funciones como ‘La plaza del diamante’ o ‘Fedra’.

[LEE MÁS: Lolita Flores, el triunfo de la verdad, su verdad]

Artistas a la fuga

La industria discográfica, al menos la de nuestro país, por su poca apertura de miras está perdiendo a artistas como Chenoa, que vuela libre, o a Miguel Poveda, que prefiere pagarse los discos de su bolsillo, musicar a Lorca o versionar a El Pescaílla, a seguir las directrices de unos señores que saben de números, pero no siempre de arte.

[LEE MÁS: Miguel Poveda, valiente en lo personal y en lo profesional]

Mónica Naranjo es otra artista que ha vivido en litigio con los directivos que le intentaban poner puertas al campo y al final ha acabado no solo sobreviviendo, actitud vital a la que lleva años cantando, sino trascendiendo lo efímero de un hit radiofónico.

Chenoa, por derecho

Todo el mundo sabe quién es Chenoa y eso es algo al alcance de muy pocos de esos artistas que hoy arrasan en las radiofórmulas, las plataformas de ‘streaming’ o en ‘Youtube’ y luego son arrinconados por los mismos que les encumbraron. No quiero acabar este artículo sin formular un deseo: entrevistarla algún día, porque cuando pasó por ‘Operación Triunfo’ pude hacerlo con todos sus compañeros, pero no recuerdo muy bien por qué ella ‘se me escapó’. Y nuestros caminos se han cruzado pero en la distancia, ella desde un escenario y yo entre el público. Algún día será… ¡Enhorabuena!

Ricky Merino ocupa ya el lugar que le negaron en ‘OT’

Foto Ricky Merino

Que Ricky Merino tenía que haber llegado más lejos en la penúltima edición de ‘Operación Triunfo’ es un hecho. Pero quién ha dicho que la vida sea justa. Si así fuera no sería una tortura (y no me refiero a la canción de Alejandro Sanz y Shakira) leer los periódicos o perderse por Twitter, donde se plantó la semilla del odio y ha germinado hasta convertirse en una selva. Lo que ocurre es que en ocasione cuesta que prevalezca el sentido común y las personas van logrando más lentamente lo que se les negó en primera instancia.

Comentarista en ‘Zapeando’

El cantante ya demostró en el ‘talent’ de TVE que tiene carisma, voz y físico para ser una estrella del pop, que no sabemos en qué medida lo conseguirá, pero también tablas para ser un tertuliano televisivo, como se ha visto en ‘Zapeaando’. Y tras su paso como invitado de ‘Tu cara me suena’, donde realizó una espectacular imitación de Lola Indigo, no me quedan dudas de que trabajo no le va a faltar. De hecho Àngel Llàcer, cual Boris Izaguirre en ‘Crónicas marcianas’, se ha subido a la mesa del jurado para pedir que sea concursante en la próxima edición.

Hace unos años ya, cuando Fangoria presentaba su disco ‘Arquitectura efímera’, me fui a entrevistar a Alaska y me dijo algo que comparto con ella al ciento por ciento: «En los inicios del grupo no fue nada fácil y yo iba a pinchar a Morocco o a Stella por muy poco dinero y había artistas de mi generación que decían que no se levantaban de la cama por menos de 100.000 pesetas (la cantidad no la recuerdo, pero pongamos que es esa) y ahí siguen, en la cama». Ella sigue lanzando discos y vigente y a los que se refería (no concretó, por elegancia, ningún nombre) estarán en la cuneta de los recuerdos.

Lolita Flores y Concha Velasco

Creo que a veces para llegar a nuestras metas tenemos que hacer paradas que tal vez no nos gusten en exceso, pero salvo excepciones, casi todo lo que hacemos suma. Otro ejemplo excelente en ese sentido es Lolita Flores, jurado del mencionado programa de Antena 3. Hasta llegar a este momento profesional espléndido (además de TCMS está de gira teatral con ‘Fedra’: no os la perdáis), ha aceptado trabajos muy por debajo de su talento. O la mismísima Concha Velasco, que ha presentado programas hasta en televisiones locales, cuando en Estados Unidos habría tenido el estatus de una Liza Minnelli. Sin embargo, ha sido esa capacidad increíble de superación la que la mantiene en pie pese a haber tenido graves problemas de salud que a otras las hubiera convertido, quizás, en personas dependientes, que no ha sido su caso.

Ricky Merino no está teniendo una carrera fulgurante como otros compañeros de programa como Aitana Ocaña, Alfred García, Ana Guerra o Cepeda, pero se va abriendo camino. No creo que ni él mismo se compare con nadie y por la actitud que muestra debe de estar encantado de la vida. No es para menos. Igual que a Picasso la inspiración le llegaba trabajando, las oportunidades aparecen cuando se está receptivo. La desidia, el desánimo y la impaciencia generalmente acaba en derrota.

[LEE MÁS: Ni Amaia Romero, ni Aitana Ocaña ni Alfred García son la estrella musical del año: descubre quién]

Rosa López llega a los 37 llena de posibilidades

Foto Rosa López

Cuando estudiaba Periodismo se nos repetía hasta la saciedad una frase que ahora se ha convertido en una de las máximas más habituales en algunos medios de la comunicación: no dejes que la realidad te estropee una buena noticia. Aún no se habían inventado los ‘clickbaits’, no existían las redes sociales y la prensa digital era como ciencia ficción, pero la manipulación era ya un mal endémico. No se hablaba de ‘fake news’, pero las había a miles. Y las seguirá habiendo hasta el fin de los días. Aún así, sigue habiendo profesionales honrados, buenos entrevistadores, grandes articulistas y maravillosos reporteros. Siempre hay que ver el vaso medio lleno.

Titulares contradictorios

Así que en un mismo día puedes leer que Rosa López cumple años en un momento profesional lejos de ser óptimo y en otro que el cariño del público se ha multiplicado exponencialmente gracias a su profesionalidad. Es algo que viene ocurriendo desde que en noviembre pasado trascendiera que había terminado su contrato con Universal, la multinacional a la que todavía sigue vinculada Isabel Pantoja, aunque aún no están muy claros cuáles van a ser los siguientes movimientos profesionales de la tonadillera. Como tampoco los de la exconcursante de ‘Operación triunfo’, ‘Mira quien baila’ y ‘Tu cara me suena’, que ha dejado entrever en sus redes que está inmersa en proyectos nuevos.

Romper un contrato, que te echen de un trabajo o cambiar de actividad no tiene por qué ser negativo. Es más, en algunos casos es liberador porque te libra de ataduras no solo profesionales sino también mentales y te obliga a reinventarte. No sé cuál es el momento de Rosa López como para pronunciarme al respecto, pero si tengo que fiarme de lo que proyecta en Instagram es que está encantada. Quizás porque tiene lo esencial para serlo. Todo lo demás es literatura y, si me apuran, ciencia ficción.

Una carrera de éxitos

Rosa López ya ha triunfado lo que tenía que triunfar, así que si ahora mismo decidiera retirarse ya dejaría un legado más que notable. La carrera de casi nadie es una línea ascendente, ni siquiera recta. Tampoco la vida, que improvisa constantemente y, utilizando una metáfora del padre de la cantante, a quien tuve el placer de hacer un reportaje en su casa familiar de Armilla, «la obra te va pidiendo el material». A veces toca apretar los dientes y otras reír a mandíbula batiente.

No sé si quienes escribimos artículos sobre personas que no conocemos somos conscientes de que partimos a veces de suposiciones erróneas. ¿Qué es estar en tu mejor momento profesional? ¿Dar centenares de conciertos que te destrozan la garganta y acaban con tus nervios? ¿Trabajar al ritmo que te gusta, aunque ganes menos? ¿Dejar tu profesión, como Cameron Diaz, porque has decidido que ya basta y te quieres dedicar a otras cosas? Cada quien sabrá, pero, en la medida de lo posible, no hay que dejar que decidan por ti.

No perder el tiempo

En mi caso, mi pretensión máxima es estar a gusto en mi piel, disfrutar de los placeres cotidianos y vivir en paz. En otras etapas, mi ambición era más material e incluso social. Mis prioridades fueron cambiando y ahora mi meta es exprimir el único bien finito del que disponemos y que no se puede ampliar: el tiempo. Ni el más multimillonario puede comprarlo, así que no se puede desperdiciar. Ni mucho menos regalar.

[LEE MÁS: Rosa López va a salir adelante: siempre será una grande]

Tal vez Rosa López no ansíe volver a ser número uno en ventas ni ambicione llenar grandes auditorios. Quizás porque ya sabe lo que es. Otros, con mayores ínfulas, no han logrado ni llenar un pub de pueblo. Por eso, lo único que queda es felicitarla. Y desearle que haga lo que se le antoje.

Anabel Alonso; por fin alguien que dice lo que piensa

Foto de Anabel Alonso

Estamos rodeados de gente tan tibia que da gusto encontrarse con alguien que se expresa sin tener miedo a las consecuencias, sin pensar que por tener una determinada ideología le pueden dejar de llegar ciertas oportunidades profesionales. Anabel Alonso mantiene una intensa actividad en Twitter, donde demuestra una gran rapidez mental, sentido del humor y de la oportunidad y, sobre todo, valentía.  Porque es cierto que a veces nos pueden hacer pagar caro la sinceridad, la honestidad y el sentido común.

Ver esta publicación en Instagram

Entregada!!!!! #TCMS8

Una publicación compartida de Anabel Alonso (@anabelalonso_of) el

En la actualidad nos encontramos de lleno en la era de las ‘fake news’ y la manipulación,  por lo que Anabel Alonso ejerce en la mencionada red social de memoria histórica,  en un momento en el que ciertos individuos se están dedicando a reescribirla para adaptarla a sus ambiciones personales. Además,  algunos de sus zascas son memorables y dan en la diana, como cuando hace unos días señaló a Sánchez Dragó, una de las figuras públicas más beligerantes contra el sector público, que él se había estado ganando la vida en cadenas como Telemadrid.

ACTORES POLÉMICOS

Anabel Alonso, por suerte, está teniendo la fortuna de que su labor activa como ciudadana comprometida con su tiempo no se vea eclipsada o perjudicando su carrera profesional, como le ha ocurrido a Willy Toledo, condenado desde hace años al ostracismo profesional en nuestro país, o incluso a Leticia Dolera, cuyas capacidades se están viendo ensombrecidas por polémicas estériles. La actriz vasca, por el contrario, no para de trabajar y está en un momento de popularidad fantástico, sobre todo gracias a su participación en ‘Tu cara me suena» o a su paso por ‘MasterChef Celebrity’. Aunque esto no debe hacernos olvidar que sigue siendo una gran actriz a la que le han dado menos oportunidades en el cine de las que hubiera merecido. Aunque nunca es tarde, porque aún es muy joven.

Ver esta publicación en Instagram

Hope y yo supercontentas!!!!! @thedevilisawoman #LasRetales

Una publicación compartida de Anabel Alonso (@anabelalonso_of) el

[LEE MÁS: El peligro de los extremismos]

La labor que Anabel está haciendo en Twitter me parece más importante de lo que pueda parecer a primera vista, porque sirve también para dar luz a las contradicciones de los que se creen con la verdad absoluta. Y hace emerger la bilis de los amargados, los avinagrados, los infectados por el virus de la intolerancia, los incapaces de respetar la diferencia. Aunque seguramente habrá ocasiones en las que no estaré de acuerdo con ella (si no fuera así seríamos clones o estaríamos en el pensamiento único), sus puntos de vista me parecen valiosos porque enriquecen el debate sin caer en la descalificación o el insulto.

REESCRIBIENDO LA HISTORIA

Hace solo unos días, un tuitero la comparaba con Lina Morgan, como si fuera un descrédito, y ella respondió que lejos de ser un demérito era una satisfacción. Ese individuo demostraba, como tantos otros, mediocridad, desconocimiento y simpleza. 

[LEE MÁS: Sexistas, homófobos y xenófobos: hay que acabar con ellos]

Por eso quiero acabar este artículo agradeciendo a Anabel que dé voz a los que tenemos una visión del mundo similares a ella, pero no disponemos de una audiencia potencial tan grande como para que nuestra opinión sea tan relevante. Se necesitan más valientes como ella.