Alfred García: cuando la elegancia se confunde con el desprecio


Prometo que hoy no pretendía escribir sobre nadie de ‘Operación Triunfo’, pero los malditos ‘clickbaits’ ajenos me han obligado a cambiar de parecer. Es más, tenía pensado un artículo sobre Letizia, que dejaré para un día en el que la reina esté menos ocupada que hoy y, tal vez, su equipo se lo pase para que lo eche un vistazo, que por lo visto lee todo lo que publican sobre ella (y hoy con el 40 aniversario de la Constitución habrán dicho de todo, articulistas y tuiteros).

Pero no ha podido ser, así que voy a dedicar estas líneas a Alfred García, que ayer presentaba en el ‘talent’ de TVE su nuevo sencillo, ‘De la tierra hasta Marte’, un tema en clave rockera, adelanto de su nuevo disco, ‘1016’, que sale dentro de unos días. Resulta que como explicó que era un poema que estaba escribiendo para una persona que estaba en la Academia y que finalmente acabó en canción se han echado las masas contra él porque, supuestamente, le estaba haciendo un feo a Amaia Romero, su exnovia, por no mencionarla.

Un gesto acertado

Pues no, amiguis, ¿por qué nos empeñamos en retorcer las palabras? ¿por qué insistimos en ver segundas intenciones donde no las hay? ?¿No es más sencillo que se trate de una cuestión de elegancia no hablar sobre la persona con la que has roto, pero admitir que la canción está basada en lo que sentiste por ella? ¿No será mejor no decir su nombre para que el presentador no te pregunte qué ha pasado entre vosotros?

[LEE MÁS: Lo que significa la ruptura de Amaia Romero y Alfred García]

Llevo varios artículos seguido deconstruyendo las intenciones ajenas y resulta un poco agotador. Ya dije aquí que Cepeda ha tenido un bonito gesto hacia Aitana Ocaña al publicar un vídeo en el que superpone su voz a la suya en el nuevo sencillo de la artista. También he afirmado que es tendencioso escribir que Rosa López podría estar pensando dejar la música porque se ha acabado su relación contractual con Universal. Y ahora me toca lo mismo con Alfred: no estaba haciendo ningún feo a Amaia.

Un ataque previo

No sé si somos conscientes que no estos microconflictos no son sino el reflejo de una sociedad que cada vez se está acostumbrando más al exabrupto, las descalificaciones y los insultos que a la reflexión. Por eso no me extraña el ascenso de partidos extremistas con discursos excluyentes ni que haya cada vez más episodios violentos en las calles.

Si nos ponemos así por unas palabras de un cantante, no me imagino hasta dónde somos capaces de llegar en otro tipo de situaciones. Yo prefiero quedarme con la valentía de Alfred García, a quien ya se intentó machacar en su momento con la cuestión catalana: ha compuesto un disco, lo ha producido él mismo y va a mantener al margen de la promoción sus cuestiones sentimentales. Lo contrario sería oportunista.

Por último, aplaudo el modelazo que se plantó Juan Avellaneda, que a ratos me hacía pensar que a Prince, el pobre, le habría encantado. Todo un acierto de estilo que le daba un aura de estrella, que le alejaba de la mediocridad de ciertos estilistas estándar que visten a cantantes mucho más consagrados que él.

   o escúchalo en   


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *