Biografía

Casi antes que a caminar, porque era muy torpe, aprendí a hablar. Y antes que escribir, pues no era hábil, supe leer. Así que desde que en mi cerebro fueron fluyendo las ideas expresadas en palabras no he dejado de comunicar. Y pienso seguir haciéndolo hasta quedarme mudo.

He transitado por distintos géneros periodísticos, aunque durante más de dos décadas fue el corazón (el género, no la víscera), lo que pagó mis facturas y me forjó como periodista. Un mundo más complejo de lo que parece a primera vista y en el que hay que salvar más obstáculos que una prueba de ‘Humor amarillo’.

He estado delante y detrás del mostrador de la información, en radio, televisión, agencias de comunicación, revistas, blogs y digitales, pero sigo buscando caminos nuevos y retos que sean mi gasolina cotidiana.

He ejercido de reportero, de PR, de crítico de cine, he sido community manager, dirigido una web y he escrito una novela que, de momento, solo han leído mis íntimos.

Ahora me podéis leer en Vanitatis, donde soy coordinador de fin de semana, pero ‘España no se acaba en el mar, hay barcas para seguir’, como decían Martes y Trece.