Como a Amaia Romero, tampoco me gusta la canción de Eurovisión


Tenemos la piel tan fina que no nos podemos pronunciar sobre casi nada. Decir lo que piensas suele suponer que tus interlocutores se enfaden o que te ataquen por ejercer una virtud tan en desuso, la sinceridad.

Como si de una religión verdadera se tratara, tienes que abrazar un pensamiento único para que no te tachen de insolidario o retuerzan tus palabras hasta el punto de dotarles del significado opuesto al que era tu intención. Y guardar silencio tampoco me parece una opción, porque faltaría más que no pudiéramos ejercer nuestra libertad de expresión, siempre que el límite esté en no ofender a los destinatarios de nuestras palabras.

La libertad de Amaia Romero

Hace unos días, Amaia Romero aconsejó a Miki que fuera a Eurovisón tranquilo, ya que tendrá muchas otras oportunidades en su carrera para desempeñarse como artista. Hubo quien lo interpretó como un menosprecio a un certamen en el que lo dio todo, pero en el que no estuvo todo lo arropada por TVE como hubiera sido necesario. Gente, por otra parte, que se frota las manos ante los conflictos y que posiblemente viven instalados en un nido de avispas. Porque tampoco alcanzo a entender qué ganan con la crispación y la ira.

Amaia también dijo que ‘La venda’ no es una canción que le apasione, posiblemente porque está muy lejos de lo que ella es como artista y también de la música que consume, pero no por ello faltó al respeto ni a su intérprete ni a Adriá Salas, su compositor, e incluso le deseó suerte. Unas palabras que yo suscribo, aunque yo iría aún más allá, porque también tengo derecho a expresar mi opinión.

Ver esta publicación en Instagram

🏺

Una publicación compartida de amaia romero (@amaia) el

La cara y la cruz

No me gusta nada ‘La venda’, pero eso no significa ni que sea una mala opción ni que siente cátedra con lo que digo. De igual manera que me ha parecido decepcionante el último disco de Estrella Morente o me ha chiflado lo nuevo de Dido, que ha resucitado artísticamente con su nuevo trabajo, ‘Still On My Mind’.

[LEE MÁS: Estrella Morente, ‘Copla’: el abismo entra la realidad y el deseo]

Si no somos capaces de respetar las opiniones ajenas en cuestiones tan banales como estas, dudo mucho que estemos preparados para generar consensos en las materias importantes ni que sepamos abrir puertas y cerrar heridas con las personas que nos rodean. Ni que decir tiene que no albergo ninguna esperanza en que en las redes sociales no se falte al respeto, se insulte y se agreda con impunidad, como han hecho en numerosas ocasiones con Cepeda, por poner un ejemplo que todos podamos visualizar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *