Miriam Rodríguez también lo ha conseguido (y quiere más)


Como ya ocurrió con la primera edición de ‘Operación Triunfo’, que ganó Rosa López, ha surgido una nueva hornada de artistas que ahora dan sus primeros pasos y copan las listas de ventas. Lo vimos primero con Cepeda, que fue el primero en tirarse a la piscina, pero poco a poco fueron llegando los trabajos discográficos de los demás concursantes. Miriam Rodríguez no fue una excepción y llegó al número uno con ‘Cicatrices’. La gran incógnita sigue siendo, claro está, qué pasara con Amaia Romero, aunque tiene tanto talento que triunfaría con un disco de jotas. Es un poco la Meryl Streep de la música, porque se mueve bien en cualquier género que toque.

Trabajo con Pablo López

Miriam Rodríguez tuvo como ‘padrino’ a Pablo López, también exconcursante del mismo ‘talent’, con quien interpreta el dúo ‘No!’ y de quien va a ser asesora de ‘La Voz’, formato que ha dado el salto a Antena 3 con un más que notable éxito de audiencia. Quizás también ayudado porque la segunda edición de ‘OT’ ha pasado de puntillas por la parrilla. No así por las redes sociales, que siguen bullendo con comentarios sobre los participantes cuyo futuro es más incierto que el de los de la penúltima hornada.

[LEE MÁS: Pablo López: por qué él si llega y otros no]

Si la relación entre Miriam Rodríguez y Pablo López va más allá de lo personal es algo que me importa menos que nada, pero sí será muy interesante ver cómo funciona el tándem profesional para juzgar y ayudar a otros aspirantes a estrellas. Sin duda, este tipo de programas se han convertido también en una excelente oportunidad profesional para muchos artistas que, además de hacerse con suculentos ingresos, refuerzan sus carreras. Le ocurrió a Malú, que encontró un público mayor para su música (y sobre todo, más joven), a Rosario Flores, cuya energía genética se conocía en los escenarios, pero no en los platós, o al propio Pablo, quien, además, ha dado un salto cualitativo en el último año gracias a su último disco.

Las claves del éxito

Resulta difícil hacer previsiones sobre la longevidad de un artista, porque depende de muchos factores, a veces endógenos (las cualidades artísticas, la profesionalidad, el espíritu de sacrificio) y otras exógenos (la volubilidad del público, la implicación de las casas discográficas, la elección de un buen representante). En el caso de Miriam me da la sensación que el arranque ha sido excelente y que esté diversificando sus actividades (también ha intervenido en un capítulo de ‘Vis a vis’) juega a su favor.

Ver esta publicación en Instagram

llueve sobre mojado

Una publicación compartida de Miriam Rodríguez (@miriamrmusic_) el

Y aunque pueda resultarle cansino haberse convertido en personaje por las especulaciones sobre su vida sentimental, es un factor que ayuda a que se cimente la popularidad. Otra cuestión bien distinta sería que no lo gestionara bien o se fuera por unos caminos que no parece dispuesta a transitar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *