Paula Echevarría, más que actriz, mujer de negocios


Paula Echevarría ha sido uno de los personajes recurrentes en mi biografía profesional, aunque nunca he tenido con ella lo que con esnobismo (e ignorancia) denominan un ‘one-to-one’. Lo que viene siendo una entrevista individual de toda la vida. La primera vez que nuestros pasos se cruzaron fue en su boda, a la que esa revista de la que usted me habla me envió para hacer la crónica de un acontecimiento en el que la gran estrella era David Bustamante, pues ella era aún una actriz emergente que no había despegado del todo.

Más adelante participé en lo que en el argot se llaman ‘corrillos’, esa palabra que devolvió a la circulación María Teresa Campos en su programa ‘Día a día’. Creo que en dos ocasiones, una para la presentación de una temporada de la serie ‘Gran reserva’, donde hacía de hija de Ángela Molina, y otra para el lanzamiento de uno de sus perfumes en un chalet de El Viso. Paula Echevarría en estas dos ocasiones fue amable, locuaz y expansiva, lo que se agradece, porque a veces vuelves a las redacciones con un material tan malo que las pasas putas para hacer un titular.

Su trato a la prensa

Ella, como Concha Velasco, que la definió como una de las actrices más importantes de nuestro país, es de las que juega a favor de obra. Ayuda a los periodistas a tener donde rascar. Incluso cuando estaba la cosa mal con Bustamante y se salió por la tangente con uno de mis ‘samplings’ preferidos, ‘pasan cosas en mi casa’, un involuntario y maravilloso hipérbaton.

[LEE MÁS: Ángela Molina, la eterna (e injusta) olvidada de los premios Goya]

Ver esta publicación en Instagram

Deseando que os emocione tanto como a mi! #Héroes

Una publicación compartida de David Bustamante (@davibusta) el

Paula vuelve a la actualidad con la serie de Tele 5 ‘Los nuestros 2’, que por las promociones que he visto, tiene pinta de estar regular o mal, pero ya me enteraré mañana al leer las crónicas, porque tengo tantos deberes audiovisuales y lecturas acumuladas que no me da la vida. Que si los especialistas la ponen a la altura de ‘Homeland’, igual me la veo (la serie), pero mi lado Aramis Fuster me dice que no va a ser así. Ojalá me equivoque, porque yo solo quiero el bien de la humanidad, salvo a mis pocos enemigos, para los que pido justicia. No poética, que esa no sirve para nada. Salvo que la impartiera Jaime Gil de Biedma, ese primo de Esperanza Aguirre, al que todos deberíamos leer aunque fuera una vez en la vida.

Como Antonio Banderas

Que no es Meryl Streep lo sabemos todos. Que se me ocurren un listado enorme de actrices españolas mejores que ella, también. Y peores que, además, están triunfando, otro montón, pero nunca se ponderará lo suficiente la inteligencia de Paula Echevarría como mujer de negocios. Es el equivalente femenino a Antonio Banderas, salvo que su carrera en la interpretación es mucho más modesta que la del malagueño, quien, como ella, también tiene una larga vinculación con la casa Puig, ha protagonizado un montón de anuncios y sabe ganarse a la prensa en las distancias cortas.

Actriz de éxito

Paula Echevarría supo ver muy pronto que la moda y la belleza mueven mucho más dinero que su profesión primigenia y está al frente de un blog de éxito, cobra una pasta por cada post en Instagram y le llueven las campañas. Movimientos estos que repercuten en una mayor popularidad y que sirven, a su vez, para que su caché sea más alto. Porque cuando te conviertes en una ‘influencer’ tu impacto es mayor que si eres alguien sobre el que no sabrían opinar los viandantes que pasan cada día por la madrileña plaza de Callao, donde se suelen apostar los reporteros de cualquier cadena para hacer todo tipo de encuestas, reportajes y chascarrillos. Vete tú a preguntar quién es Laia Marull, Bárbara Lennie o Najwa Nimri, a ver qué te dicen.

Por cierto que, lo siento por los envidiosos, ser popular, comercial o ‘mainstream’ no es nada malo. Y los parámetros para medir el talento son muy variopintos. Si Paula triunfa, por algo será…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *