‘Sex Education’, la serie que te hubiera gustado ver en tu adolescencia


Nadie nacemos aprendidos. El instinto es una guía muy pobre para poder desenvolverte en la vida. Como pájaros que se tiran del nido para aprender a volar, la adolescencia es ponerse al borde de un acantilado y atreverse a saltar. Eso es en líneas generales lo que nos cuenta ‘Sex Education’, un ‘must see’ de Netflix. Es también la serie que nos demuestra que Gilliam Anderson es mucho más que la agente Scully, una actriz superlativa de voz rasposa, mirada pegajosa y un glamour de andar por casa al que Hollywood podría haber sacado más partido.

Por suerte, la televisión se está convirtiendo en el refugio de los grandes, los desaprovechados, los que no quieren estar persiguiendo a súper-héroe o malgastar su talento en producciones pensadas para vender junto a las entradas palomitas y sodas a precio de champán francés. Y también la de los espectadores que nos las vemos y las deseamos en encontrar una película decente que nos haga dejar nuestro sofá para disfrutar de la gran pantalla.

Series de instituto

Anoche acabé el último de los 8 capítulos de esta historia ambientada en un instituto, como tantas otras ficciones de la misma plataforma, ‘Stranger Things’, ‘Por 13 razones’ o la española ‘Elite’. Lo que marca la diferencia es que en esta ocasión los personajes están vivos, no son estereotipos al servicio de un guionista que quiere construir una trama que enganche sin importarle la complejidad del ser humano ni los matices de los sentimientos.

‘Sex Eductation’ no es ni de lejos ‘You’, otro gran éxito en la misma plataforma y un entretenimiento sin pretensiones más adictivo que aquel eslogan que decía que ‘cuando haces pop ya no hay stop’, pero tan intrascendente como las novelas del oeste que hace décadas se podían alquilar en los kioscos donde se vendían revistas y chucherías. Y como la grandeza del mundo es su biodiversidad, no está reñido disfrutar de esa mierda sofisticada, tramposa y entretenidísima, con el cine de Alfonso Cuarón, Asghar Farhadi o Lars Von Trier.

[LEE MÁS: ‘You, la nueva mierda de Netflix que no os podéis perder]

‘Sex Education’ me retrotrajo a mi propia adolescencia, cuando no tenía libro de instrucciones y no sabía muy bien cómo sobrevivir en un mundo concebido para ser heterosexual y en el que las manadas se organizaban para hacer la vida imposible a los diferentes. Los tiempos han cambiado, pero los problemas siguen siendo los mismos, por lo que si yo tuviera hijos les pondría esta serie como deberes, porque se abordan con naturalidad y de manera didáctica todas las preguntas que nos podemos hacer en esa etapa de nuestras vidas. Cuestiones que tal vez los hijos no se atreven a plantear y que en alguna de las tramas cruzadas de la serie quedan más que respondidas: el miedo a la primera vez, la aceptación de la propia sexualidad, las inseguridades, el miedo al rechazo, cómo hacer frente al bullyng.

El sentido del humor

En un mundo en el que la fealdad se retransmite por televisión como si fuera un espectáculo y en el que se están dando por buenos valores que pueden arruinar los cimientos de nuestra sociedad como carcoma, ‘Sex education’ es un ejemplo de cómo se puede hacer convivir en armonía diferentes maneras de pensar y de sentir. También de cómo el sentido del humor es redentor, de cómo el diálogo es una herramienta más poderosa que la imposición y de cómo los clichés y las imágenes impostadas que transmitimos a través de las redes sociales no necesariamente se corresponden con una vida feliz.

Un placer de Netflix

Al margen de estas cuestiones, ‘Sex Education’ es divertida, ágil y sencilla de seguir, algo de agradecer cuando lo que buscas es evasión y no devanarte los sesos intentando recordar si un personaje de la Edad Media pertenece a una rama de una familia o de otra. O intentar comprender qué es realidad y qué imaginado, si nos movemos en un plano físico o metafísico. Tiene la virtud de lo complejo revestido de sencillez, la profundidad en un marco de ligereza y la diversión envolviendo las grandes cuestiones que dan sentido a la humanidad y crean un tejido humano que nos sostiene frente a las agresiones de un entorno hostil. Toda una guía de supervivencia que no os podéis perder.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *