Victoria Abril: vuelve una estrella ‘comme il faut’


Llevo una temporada que he ma ha dado por tirar por el hilo emocional de mis recuerdos para configurar un mapa de las personas que más me han influido en todos los sentidos. No solo anónimas, que esas las tengo más claras, porque algunas van, otras vienen, se marcharon o aparecen de nuevo, sino públicas. Si hace unos días afirmaba aquí que gracias a Pedro Almodóvar mi universo es mucho más ancho, hoy quiero dedicarle unas líneas a Victoria Abril, una actriz superlativa que me ha hecho muy feliz desde la gran pantalla.

En el festival de San Sebastián

Nuestros caminos se han cruzado en diversas ocasiones. La primera de ellas en el festival de San Sebastián, un acontecimiento en el que hice grandes amigos y viví cosas que ni en mis fabulaciones de infancia parecían a mi alcance. Nos tenemos que remontar a mediados de los 90, cuando Victoria era lo máximo en Francia y también Josiane Balasko, la actriz y directora a cuyas órdenes se puso en ‘Felpudo maldito’, una comedia sobre una relación lésbica que si la viera ahora seguramente me parecería que ha envejecido muy mal, pero que en ese momento me divirtió muchísimo.

Aunque no tuve la oportunidad de entrevistar a Victoria, sí a Josiane Balasko y a Alain Chabat, otro compañero de reparto, que interpretaba a su marido. Tendría que buscar en mis archivos para recuperar lo que hablamos, porque ya no lo recuerdo, pero en mi memoria sí se quedó grabada Victoria Abril bailando en la discoteca Bataplan de la ciudad vasca, graciosa, entregada y sin cortapisas. Como siempre ha sido, una mujer que ha escupido titulares como perdigones y que ha sabido acuñar frases con tanta fuerza como los hierros candentes que marcan las reses.

Con Javier Bardem y Carmelo Gómez

Años más tarde sí pude sentarme a hablar con ella en Madrid en plena promoción del inicio de rodaje de ‘Entre las piernas’ de Manuel Gómez Pereira, que dejaba la comedia para pasarse al thriller. Victoria Abril llevaba un vestido que llevaba plasmada un dibujo de John Wayne empuñando una pistola. La actriz estaba pletórica ante un proyecto que no acabó de salir tan bien como parecía y sobre el que Javier Bardem, en aquel entonces emergente, dijo que lo importante era que todos se dejaran los egos en casa para ensamblar tres personalidades tan fuertes (el otro era Carmelo Gómez) en una misma película.

Victoria, muy ocurrente, llegó al photocall cuando sus compañeros estaban dispuestos ante las cámaras como si fueran los personajes de un cuadro de Goya. Sin pensarlo, se puso de rodillas y fingió ponerse a nadar para que la dejaran pasar. Un gesto que duró apenas unos segundos pero que evidenciaba el sentido lúdico de la vida de una mujer que ha convertido sus apariciones públicas en espectáculo. Con su actitud ha escapado de la medianía, de la mediocridad, de ser alguien estándar o de caer en manos de estilistas que van al mismo ‘showroom’ a buscar prendas para vestir a las estrellas y convertirlas en una percha de tendencias.

Una filmografía espectacular

Son tantos los títulos de su filmografía que me han hecho amarla en la gran pantalla, que enumerarlos sería reproducir casi su ficha completa de IMDB o Wikipedia, pero nunca me olvidaré de ‘El Lute’, ‘Amantes’ o ‘Átame‘, donde compuso con Antonio Banderas la pareja con más química del cine español de todos los tiempos. Como Elizabeth Taylor y Paul Newman en ‘La gata sobre el tejado de zinc caliente”. Solo por esos tres trabajos merecería unos reconocimientos que en España somos poco dados a hacer. Quizás porque nos encontramos un país cainita y envidioso que no parece soportar el éxito de los artistas. Sobre todo si este llega del exterior, como es el caso de Almodóvar o Penélope Cruz.

[LEE MÁS: Penélope Cruz, la mejor bandera de España (y muchos no lo saben)]

Ver esta publicación en Instagram

En route pour le festival !

Una publicación compartida de Victoria Abril official (@victoria.abril.officiel) el

Victoria Abril ha estado los últimos años trabajando en la serie ‘Clem’, que ha arrasado durante casi una década en Francia, y aunque volvió al cine español con ‘Bernarda’, un subproducto que no la merecía, es la protagonista junto a Ángela Molina y Charo López de ‘Días de Navidad’ una miniserie que va a rodar para Netflix y que dirige Pau Freixas, en la que también intervienen Nerea Barros, Verónica Echegui y Elena Anaya, entre otros. Un reparto espectacular para lo que espero, como dijo Rocío Jurado a Lola Flores, “sea el comienzo de todo el homenaje que te tiene que dar España, porque España entera te debe la gloria del arte”. O algo así.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *